Las seis “píldoras venenosas” de Estados Unidos que pueden colapsar las negociaciones del TLCAN

La negociación del TLCAN se encamina hacia la séptima ronda de conversaciones sin claros avances hacia una solución exitosa. El último encuentro terminó con un moderado optimismo ante los ligeros progresos en algunos temas, pero también con evidentes muestras de distanciamiento en puntos clave. Asuntos como las telecomunicaciones y las medidas sanitarias serán los protagonistas de la próxima jornada de diálogo, pero entre los equipos negociadores de México y Canadá persiste el temor de que Estados Unidos siga poniendo sobre la mesa “píldoras venenosas”, es decir, demandas inaceptables que pueden hacer imposible alcanzar un acuerdo.

En el informe “La negociación México – Estados Unidos del TLCAN y su posible impacto en las empresas españolas” realizado por Ramón Casilda, Consultor iberoamericano y profesor del IEB y de la Escuela Diplomática, se enumeran ocho ejemplos de demandas que pueden acabar reventando las negociaciones.

1. Equilibrar el déficit comercial: El elevado déficit comercial de Estados Unidos ha sido uno de los aspectos más criticados por Trump desde que llegó a la Casa Blanca. Según apunta Casilda, Washington demanda “un comercio de bienes equilibrado”, lo que obligaría a México a reducir de manera unilateral su superavit comercial.

2. Limitar la aplicación de aranceles bajos: El Gobierno estadounidense ha puesto encima de la mesa la necesidad de limitar la cantidad de bienes producidos fuera de Estados Unidos que pueden entrar en el país pagando aranceles muy bajos. El sector automotriz mexicano sería el más afectado en caso de que esta demanda se acabe aplicando.

3. “Compra Americano”: Washington ha añadido la sugerencia de que los gobiernos estatales y municipales dentro de sus fronteras deben priorizar la compra de bienes producidos por empresas estadounidenses.

4. Protección asimétrica a los inversionistas: Según destaca Casilda, Washington demanda que las empresas estadounidenses que inviertan en México y Canadá sean protegidas por “un sistema de arbitraje independiente” que opere bajo jurisprudencia internacional, pero que las empresas de estos países que quieran invertir en suelo estadounidense sólo puedan recurrir a las leyes de Estados Unidos.

5- Quitar el ‘Capitulo 19’: Washington insiste en quitar este mecanismo, que permite a cualquier empresa afectada por un conflicto legal pasar por una revisión de un jurado “binacional e independiente” en lugar de someterse a un proceso en la correspondiente jurisdicción local. Canadá ya ha amenazado que se levantará de la mesa de negociaciones en caso de que Estados Unidos no renuncie en retirar el Capitulo 19.

6- Establecer cuotas de comercio: Estados Unidos quiere en imponer aranceles a un determinado producto “en el caso de que una llegada masiva de importaciones de esa mercancía” pueda lastrar la industria estadounidense. Según señala Casilda en el informe, México no estaría dispuesto a establecer ningún tipo de cuotas de comercio o un sistema de aranceles más restrictivo.

Los equipos negociadores de los tres países continúan atrincherados en sus posiciones y la séptima ronda de negociaciones no parece que vaya a presenciar avances importantes. Para Casilda, estas demandas estadounidenses “solo pueden ser neutralizadas a través de una negociación equilibrada” y apunta al respeto de Washington por la reciprocidad en las concesiones comerciales como la principal razón por la que la situación puede acabar desbloqueándose. Cerca de 70,000 empleos mexicanos están pendiente de ello.

http://bit.ly/2BTnuCh